POR FIN, PRIVILEGE

|

Los antiguos trabajadores de Privilege están de enhorabuena. Después de dos años de inactividad, a parte de los antiguos empleados de la factoría naronesa se les abre un camino difícil de determinar pero, sin duda, una alternativa a su situación que, de no ser por el empeño del colectivo y también de aquellas instituciones que respaldaron su proyecto, hubiese sido imposible que prosperase. Privilege, en su nacimiento Tilestone, es una de las empresas emblemáticas del primer proceso de reconversión, junto con Poligal, El Cisne u otras factorías que se instalaron al abrigo de las ayudas estatales, algunas todavía en activo pero muchas otras perdidas. Su trayectoria no ha estado exenta de dificultades, pero es la primera vez que cae en manos autóctonas. El proyecto está ya en marcha a costa de gente de la comarca a la que, ahora menos que nunca, cabe olvidar.

POR FIN, PRIVILEGE