Caballero se arriesga a tener una bronca

|

Abel Caballero acudirá a la cumbre del clima para presentar el modelo ecológico de Vigo. Una ciudad con dinoseto –adulto y cría; claro impulso, además, de las políticas de natalidad– solo puede ser considerada como amistosa con el planeta. Y el alcalde, más que capaz de vender hielo a un esquimal, presumirá de la recuperación del río Lagares, la plantación de árboles y, redoble de tambores, las luces led. Diez millones luciendo durante horas y horas durante la época navideña, pero led, ojo. Mejor que, por si acaso, intente no cruzarse con Greta Thunberg en un pasillo…

Caballero se arriesga a tener una bronca