Muerte en soledad

|

La soledad se está convirtiendo en un problema social y político muy importante que se debe afrontar de una manera efectiva y con una clara voluntad política. Ya es evidente, que en muchos casos, la soledad es un riego para la salud, además se están muriendo personas que viven solas, encontrándose sus cuerpos pasadas varias semanas o incluso meses, y eso nos debe hacer pensar en que sociedad vivimos y en la que queremos vivir en un futuro. 

En Galicia sin ir más lejos, en una semana, han aparecido cuatro personas fallecidas en sus domicilios habituales, que vivían solas. Algunas de ellas llevaban semanas o meses muertas, sin que ningún familiar o vecino alertase de dicha situación, ni les pasaban desapercibidos durante tanto tiempo, en su pueblo o barrio. 

Vivimos en una sociedad demasiado personalista, egocéntrica y poco empática con todo aquello que no nos afecta directamente. Sólo sabemos de una persona cuando nos interesa por algún motivo o cuestión crematística, de lo contrario ni nos preocupa su situación personal ni familiar. 

Nuestros gobernantes tienen que adoptar las medidas oportunas para evitar estas situaciones. Desde la propia Xunta de Galicia así como también desde los diferentes departamentos de los servicios sociales municipales, de cada pueblo y ciudad, hay que tener un seguimiento y atención profesional a todas esas personas, que viven en soledad, como ya se hace con el programa de atención a domicilio.

Muerte en soledad