LAS RAÍCES GRAÑESAS DE LUIS DE FUNES

|


El próximo julio se cumplirán cien años del nacimiento del gran actor y comediante francés, Louis de Funes. Pocos saben que una rama del árbol familiar proviene de la parroquia de Grañas do Sor (Mañón); todavía se conserva allí la casa familiar.     
Según anotaciones dejadas por Teolindo Barro Soto –primo carnal del actor–, la saga familiar se origina en Grañas con Pedro de Soto, en el Siglo XVIII. Aunque la historia más reciente data de la segunda mitad del Siglo XIX, cuando el abuelo del actor, Teolindo Soto Barro, después de haber terminado la carrera de Derecho en la Universidad de Santiago, se traslada de Grañas a la villa de Ortigueira con su esposa, Leonor Reguera. En la villa ortegana, en una zona llamada “A Alameda”, instalaría su despacho en el que ejercería la abogacía durante algún tiempo.
Del matrimonio Soto-Reguera nacerían varios hijos, entre ellos Leonor (1878), la futura madre de Louis de Funes. Leonor conocería a Carlos de Funes de Galarza, un abogado andaluz perteneciente una familia aristocrática de Sevilla. Que había abandonado el ejercicio de la profesión por el negocio de las joyas y recalado en Ortigueira representando a una casa de joyas parisina. Después de estar ennoviados durante algún tiempo la pareja decide casarse. Pero los padres de la novia se oponen a esa unión. Ante tantas dificultades para continuar con la relación, los jóvenes deciden marcharse a París (1904); aunque regresando al año siguiente a Madrid para casarse. Esta vez con la aceptación familiar.
Durante la estancia en Ortigueira de la familia Soto-Reguera, Teolindo Soto se convertiría en Notario. Después se trasladaría a la ciudad de Lugo para seguir ejerciendo de fedatario. Además, llegó a ser Presidente del Círculo de Bellas Artes de esa ciudad. Finalmente, los Soto-Reguera deciden cambiar de aires nuevamente y se instalan en Madrid.
Allí, aparte de ejercer la Fe pública, sigue con su carrera política, llegando a ser diputado por Lugo y senador por Pontevedra. Incluso iba ser nombrado ministro, pero falleció el 13 de septiembre de 1906. El óbito ocurrió unos meses antes de ocupar la cartera ministerial que le había ofrecido el Presidente del gobierno, Antonio Aguilar Correa.
La familia Galarza-Soto emigrada en Francia sufrió algunos contratiempos económicos y pérdidas familiares. En 1934 fallece el señor Funes de Galarza y en 1940 la señora Soto Reguera perdió a Carlos, su segundo hijo; una bala alemana segó su vida.
Su hijo Louis nace el 31 de julio de 1914, cerca de Nantes; es el tercer hijo de la familia, la primera fue María. A la edad de cinco años recibe clases de piano, impartidas por su madre. Su infancia trascurre en Villiers-sur-Marne (Seine-et-Oise), terminando la enseñanza secundaria en el Lycée Condorcet. Después transita por varios colegios y desempeña algunos oficios, siendo expulsado de todas partes por rebelde y poco sacrificado. Finalmente, aconsejado por su hermano Carlos, se matricula en la “Ecole Technique de Photographie at de Cinéma”, eligiendo el curso de cine. Se casa en 1936 con Germaine Louise; de esa unión nacería Daniel C. Louis. Se divorcia en 1943 y se casa con Jeanne Agustine Barthelemy, bisnieta del escritor francés Guy de Maupassant; de este matrimonio nacerían Patrick Charles y Olivier Pierre.
El éxito llegaría a la vida del actor a una edad madura. Y empezaría con la película “Le Gendarme de Saint-Tropez” (1964). A partir de ahí ya nunca le abandonaría, siendo el actor más querido y venerado de Francia. El gobierno galo le concedió la Orden de la Legión de Honor.
Su primo Teolindo decía, en una entrevista concedida a la revista Lecturas (núm.1.610, 25 de febrero de 1983), que Louis hablaba español pero que tenía dificultades al escribirlo. Y que su gran sueño era poder visitar la tierra de sus antepasados. Pero se fue antes.
Desde las páginas de este Diario queremos rendir un humilde tributo          –además de recordar sus raíces grañesas– a la memoria de un gran actor. De un verdadero genio en el difícil arte de hacer reír. Sus películas quedarán para siempre en la memoria colectiva.

 

LAS RAÍCES GRAÑESAS DE LUIS DE FUNES