LA PEOR EDAD PARA EL PARO

|

Casi un tercio de la población de las comarcas de Ferrol, Eume y Ortegal que se encuentra en edad de trabajar supera el medio siglo de vida. Los 50 constituyen un “lastre” difícil de soslayar teniendo en cuenta las dificultades del acceso al mercado laboral. La posibilidad de reciclarse para poder encauzar su actividad profesional queda reducida a mínimos desde el punto de la mejora de la formación. Y otro tanto sucede en el caso de que las alternativas pasasen por la consabida emigración, por no hablar de los compromisos que atañen a este segmento de edad, con cargas familiares ya consolidadas, lejos del panorama que se le presenta al colectivo más joven. Que en casos como el de Ferrol haya más inscritos en la SEPE mayores de 50 años que de 34 contribuye a explicar también en buena parte la elevada tasa de desempleo que presenta la zona.

LA PEOR EDAD PARA EL PARO