Democracia interna

|

El periódico digital Diario.es ha evaluado a las principales formaciones políticas de ámbito estatal para comprobar su nivel de funcionamiento democrático, basándose en la gestión interna entre congresos, la elección de cargos internos y candidatos, control de gastos, regulación de mandatos y estructuras, transparencia y publicidad. Aprueban Izquierda Unida y PSOE mientras suspenden UPyD y el PP.
Naturalmente es lícito desconfiar de la imparcialidad de los examinadores, pero la noticia es interesante, porque la constitución determina que “la estructura interna y funcionamiento de los partidos deberán ser democráticos” (artículo 6, tercer párrafo) y por lo tanto parece lógico que el estado obligue a todos los partidos a funcionar internamente de manera democrática, forzando si es necesario el cambio de estatutos y que los militantes sean los dueños de su partido.

Democracia interna