Los daños colaterales de la cuestión catalana

|

Hasta ahora se sabía que el proceso secesionista catalán había dejado, como efecto colateral, una grave fractura en la sociedad. Un problema que todavía está muy lejos de que se resuelva y que amenaza con enquistarse con las subidas de tono y las amenazas que se están viendo en los últimos días. Sin embargo, también hay otro daño, que, además, afecta a esos partidos llamados (al menos ellos así lo pregonaban) a hacer “nueva política”. Primero fue Podemos el que saltó por los aires a cuenta de las idas y venidas de su líder sobre la cuestión independentista. Ahora, más cerca, también atraviesa por una situación similar En Marea, incapaz de demostrar un poco de cohesión en este asunto. El resultado de la fractura todavía está por determinarse.

Los daños colaterales de la cuestión catalana