PUNTO DE ENCUENTRO

|

Es importante reconocer ideas y propuestas que, por sencillas, a veces no se llevan a cabo. El Premio Solidario del Concello de Ferrol, otorgado ayer a la asociación Arraigo, viene precisamente a saldar esa deuda que se tiene en ocasiones a la hora de valorar cuestiones tan básicas y esenciales como la que aporta la simple y llana posibilidad de encontrar un lugar en el que sentarse, leer, conversar o, simplemente, poder dejar pasar el tiempo, tan usualmente desapacible como lo es en la calle, sin rumbo y a la intemperie. Con solo dos años de actividad, Arraigo constituye todo un ejemplo de lo que se puede hacer por quienes, no teniendo lo básico, carecen incluso de la oportunidad a la convivencia. La pobreza se ve agrandada habitualmente por la desesperanza de encontrar un rincón cálido, al abrigo de un café y unas galletas, en el que no sentirse un extraño. Un más que meritorio reconocimiento.

PUNTO DE ENCUENTRO