El duelo más esperado en A Malata

Los ferrolanos continúan con su apretado calendario de partidos en este mes de enero | jorge meis
|

Esta vez, sí. No será un duelo entre dos rivales directos de la tabla clasificatoria o con objetivos similares en la elite nacional de la disciplina, si bien el duelo que esta tarde medirá las fuerzas de O Parrulo y ElPozo Murcia –18.30 horas, A Malata– es uno de los más esperados, tanto por locales como por visitantes –así como por una afición que, de nuevo, tendrá que ver a los suyos a través de la pantalla–. Y es que el encuentro entre ferrolanos y murcianos fue aplazado en dos ocasiones debido al coronavirus, puesto que este enfrentamiento tendría que haberse disputado, de inicio, en la sexta jornada a finales de octubre.


Ahora, la formación de Héctor Souto llega con cuatro derrotas consecutivas, si bien con buen juego y sensaciones, mientras que su adversario, poniéndose al día en la competición, suma precisamente el mismo número, pero de victorias consecutivas. Un encuentro entre un O Parrulo que respira gracias a los tres triunfos cosechados en A Malata y un ElPozo que llega a esta pista sin haber perdido ni un duelo a domicilio –con cinco victorias y tres empates–, presentándose así el enfrentamiento como un pulso por seguir aumentando sus respectivos números.


Análisis

En la pista ferrolana, Héctor Souto sabe que se encontrará con un grupo murciano bien diferente al del pasado ejercicio, ya que “son mucho más agresivos y ofensivos, ahora son más verticales, con mucho más uno para uno y juego de pívot, siendo más peligrosos”. Una circunstancia que no empaña el objetivo de los parrulos, puntuar para acercarse a la permanencia, “tenemos que empezar a puntuar y no mirar contra quien”, señala Souto. Y es que este duelo se disputa menos de 48 antes de recibir al Navarra, rival directo en su meta, una situación en la que O Parrulo no guardará nada ni hoy ni el sábado. “no se va a tirar ninguno de los dos partidos, los puntos son fundamentales” comenta el técnico. Y, sin duda, tampoco lo harán sus rivales, si bien al de esta tarde, con su profundidad de banquillo la acumulación de duelos “le debe afectar muchísimo menos que a nosotros”, apunta Souto.


Por su parte, para el meta Víctor Espíndola este será un duelo especial, ya que se medirá con su hermano Carlos, casualmente portero en las filas murcianas. En un duelo que define como “complicado” y ante un equipo “grande”, sea cual sea el resultado, para él el choque será “diferente, con muchas emociones y es un orgullo estar en la cancha con él y compitiendo contra él”.


Un sentimentalismo que no impedirá el “partido duro” que espera y en el que “sabemos muy bien lo que tenemos que hacer y competir como en los últimos partidos”. 

El duelo más esperado en A Malata