La boca seca

|

tragar saliva cada vez que uno escucha hablar de principios y de líneas rojas acaba, con el paso del tiempo, dejando la boca seca y una sensación de ahogo que solo se puede remediar humedeciendo la zona. Estos episodios suelen ser temporales y su remedio es simple, ya que basta con beber pequeños sorbos de agua varias veces al día. Las causas provienen de la ansiedad, el estrés y los nervios y en función del tiempo en que se padezca puede provocar llagas. Esta incomodidad se soporta sin demasiados problemas durante un tiempo, pero siempre hay un momento en el que aparece la tentación de erradicar la molestia de raíz y volver a la normalidad. Pensemos, por ejemplo, en un partido que defienda la peatonalización de uno de los sellos de identidad de su municipio y una visita obligada para miles y miles de turistas cada año. Seguro que se le secó la boca en más de una ocasión al ver como estos visitantes no podían pasear con tranquilidad debido al tránsito constante de coches y camiones.

La boca seca