¿A quién beneficiaría más una convocatoria electoral?

|

Una de dos. O ni el propio PSOE se cree las encuestas del CIS de Tezanos, o Sánchez y los suyos se empeñan a jugar al despiste con el objetivo único de que los españoles volvamos a acudir a las urnas en otoño. De otro modo no se pueden comprender las declaraciones de la ministra portavoz en funciones, Isabel Celaá, empeñada en culpar al PP de que Pedro Sánchez no sea ya, a estas alturas, inquilino de pleno derecho de La Moncloa. La cuestión es que el sondeo del Centro de Investigaciones Sociológicas situaba a los socialistas al borde la mayoría absoluta y catapultaba a su secretario general al limbo de los políticos mejor valorados. Ante esa perspectiva, lo normal sería que forzaran la situación para conseguir una nueva convocatoria electoral. Y, en el fondo, eso es lo que parece que están buscando. A estas alturas, ya nadie se cree que PP o Ciudadanos vayan a apoyar a Sánchez y solo con un pacto con Podemos, independentistas y demás grupúsculos se podría evitar la cita con las urnas. Seguro que, a estas alturas, ya hay quien está imprimiendo las papapeletas.

¿A quién beneficiaría más una convocatoria electoral?