Martiño solo reúne ya a la familia

|

UN año ha sido tiempo suficiente para que la capacidad de convocatoria de Martiño “2.0” Noriega se haya esfumado. El día que intercambió el bastón de mando de Teo por el de Santiago reunió a un millar de personas en la romería que celebró en el parque de Belvís para celebrar su ascenso. Un año después, en el mismo lugar, había medio centenar escaso de asistentes. Para rematarla, el alcalde compostelano afirmó: “Hemos cambiado el estado anímico de la ciudad”. Y tanto, solo hay que ver el descenso del número de animadores para darse cuenta de que la alegría se ha transformado en depresión.

Martiño solo reúne ya a la familia