EMPLEO

|

En los últimos tiempos el Gobierno viene sacando pecho por las cifras de empleo, afirmando que se crea a buen ritmo y que dejamos atrás los tiempos de destrucción de puestos de trabajo. Pero una mirada rigurosa a las cifras muestran exactamente lo contrario. En efecto, lo que viene ocurriendo en los últimos meses es que se destruye empleo estable por empleo precario, de forma que por cada empleo estable y a jornada completa que desaparece se crean siete empleos precarios, trabajos que se desempeñan durante dos horas a la semana, por ejemplo, de manera que la precarización y el empleo de mala calidad con sueldos ínfimos se generaliza y se nos vende bajo el lema falaz de que mejor un trabajo de mier… coles que nada. Merkel, Rajoy, y la tropa ultraconservadora fanática de la austeridad conseguirán salir de la crisis (ellos y las elites que les apoyan) a costa del empobrecimiento grave y generalizado de la población, y aún tendremos que darles las gracias.  

 

EMPLEO