Cuestión de prioridadesmás bajas

|


LO de los gallegos es como para hacernoslo mirar. Meses y meses clamando contra el frío, la lluvia y demás inclemencias atmosféricas y son suficientes un par de días de calor en pleno verano para que comiencen las quejas y los deseos de que las nubes vuelvan de una vez para suavizar ese cielo tan azul que parece que nos ciega. Todavía quedan un par de días más de canícula y luego todo volverá a la gélida normalidad en la que vivimos.

Cuestión de prioridadesmás bajas