El virus que pudo parar una guerra

|

al final se podría decir aquello de que no hay mal que por bien no venga. La crisis del coronavirus ha logrado lo que no pudieron hacer ni conferencias de diálogo, ni la diplomacia, ni tan siquiera la fuerza militar. Las tropas del este de Siria han aceptado una tregua por el avance de la pandemia provocada por el Covid-19. No deja de resultar irónico que haya sido la amenaza de una “carnicería” causada por la enfermedad la que haya llevado la cordura a los bandos enfrentados y hayan decidido frenar la “carnicería” que a diario provocan los bombardeos indiscriminados y el enfrentamiento militar abierto. Es cierto que estamos viviendo tiempos nuevos y lo sucedido en Siria es un ejemplo de ello.

El virus que pudo parar una guerra