ACLARACIÓN SOBRE EL DIQUE

|

Pocas cuestiones como la de la construcción del dique flotante para respaldar e intensificar la actividad en el área de Reparaciones de Navantia en Ferrol han suscitado tan numerosas intervenciones y, sobre todo, tan abundantes contradicciones. Todas, provengan del PP o del PSOE, de Madrid o de Bruselas, tienen sin embargo un hecho en común: nunca se ha sabido a ciencia cierta en qué medida las consultas destinadas a la Comisión Europea han sido apropiadamente realizadas, ni, mucho menos, si estas han contado con la necesaria negociación e insistencia por parte del Gobierno de turno. Ninguna de las dos grandes formaciones políticas del país puede considerarse al margen de estos hechos. Ni en su momento el Gobierno de Zapatero, que realizó consultas oficiosas –dijo– sobre el levantamiento del veto comunitario que todavía rige para la antigua Astano, ni por lo que parece, a tenor de la respuesta dada ahora por el comisario de Competencia, el socialista Joaquín Almunia, en lo que concierne al papel que el PP haya jugado sobre el dique flotante. Consultas que el responsable comunitario califica también de oficiosas. La opinión pública se merece en cualquier caso una respuesta que vaya más allá de descargar la responsabilidad en el partido contrario de turno. La comarca así lo demanda.

ACLARACIÓN SOBRE EL DIQUE