LAS CIFRAS DEL FÚTBOL

|

Hace cuatro años, el Club de Fútbol más representativo de la capital del Estado “compró” al jugador Cristiano Ronaldo por 94 millones de euros, cifra record en la feria anual del fútbol que entonces causó más asombro planetario que el encuentro entre Obama y Zapatero, en (in)feliz expresión de Leire Pajín.
Ahora, a pocos días del comienzo de la Liga, el club blanco anda rondando al jugador galés Gareth Bale, y las cifras que se barajan –entre 100/120 millones– vuelven a reventar el mercado y a asombrar al mundo, incluido el mundo futbolístico pese a que ya está curado de espantos en todo lo relacionado con los fichajes y sueldos de los jugadores.
¿Vale Gareth Bale esos millones? Es difícil determinar la rentabilidad de la inversión que, a bote pronto, puede resultar tan frágil como el cuento de la lechera. Pero líbreme Dios de cuestionar la ley de la oferta y la demanda o la libertad de esa entidad para gastarse los dineros como considere oportuno.
Ahora bien, sin caer en la demagogia, hay que decir que tamaño desembolso es escandaloso en medio de esta crisis espantosa, con 6 millones de parados, cientos de miles de familias al borde de la pobreza y con el Fondo Monetario Internacional pidiendo rebajas del diez por cien en los salarios precarios.
Puede resultar aún más escandaloso el hecho de que el club blanco, fuertemente endeudado según dicen los analistas deportivos, financie la operación con créditos  generosos que las entidades financieras niegan al pequeño empresario o al autónomo que son los que crean riqueza y empleo en el país. Por cierto y sin ánimo de comparar, la Xunta acaba de habilitar una línea de crédito de ¡16 millones! para ayudar a los emprendedores gallegos.     
Según cálculos de Ana María Ortiz en Crónica, con 120 millones se podrían construir cuatro hospitales como el Centro de Alta Resolución de Especialidades de Málaga, 31 colegios o pagar durante 15 años los salarios de los 64 científicos que el Centro de Investigación Oncológica va a despedir... Un español con un sueldo de 22.636 euros tendría que trabajar 5.301 años para alcanzar esa cifra que daría para iluminar la ciudad de A Coruña durante 63 años.
Estas son las cifras mareantes del mundo del fútbol que vive peligrosos desafíos financieros y comete estos y otros excesos para cautivar a las masas en las tardes de fin de semana. Pero España debe ir bien porque, ¿en qué otro país se puede fichar a un futbolista por 120 millones?

LAS CIFRAS DEL FÚTBOL