Una euroorden por compasión, por favor

|

LIDIA Senra, capitana durante muchos años de los labregos e gandeiros nacionalistas de la nazón de Breogán, se cansó de pisar la lama do país y la cambió por el adoquinado de Bruselas, donde ejerce como eurodiputada. Entre que la capital belga es la ciudad más aburrida del mundo desde que se retiraron los Tercios y que los miembros del Parlamento comunitario tienen mucho tiempo libre, a ella se le ha ocurrido darle vueltas a la cabeciña, pero no como la niña del exorcista, sino a lo de dentro y ¡vaya por Dios!, se le han ocurrido unas ideas arrepiantes. Resulta que pone en duda la seguridad de las vacunas... Tanto sus compañeiros de Anova como los de En Marea, originariamente un espacio multicultural hispano-galaico y ahora sabe Dios qué, han renegado de semejante disparate y han reafirmado que las vacunas son una parte esencial de las políticas sanitarias preventivas. Casi era mejor pedir una euroorden como la de Puigdemont y traerla para casa. Desde luego, se le ahorraría a Galicia un ridículo espantoso. FOTO: lidia senra | aec

Una euroorden por compasión, por favor