Un viejecito que estaría más guapo si se callase

|

A Pepe Mujica nos lo vendieron en Europa con la imagen de un entrañable viejecito progresista que había llegado a presidente de Uruguay después haber pasado miles de penalidades durante la dictadura. Y puede que algo de eso hubiese, pero miles y miles de sus paisanos reniegan de él y recuerdan que fue miembro de los Tupamaros, una organización terrorista, y que tenía la lengua muy larga para delatar ante la Policía a compañeros de correrías. Y también puede que algo de eso hubiese. Pero de lo que no hay duda es de que ahora más le valía estar calladito, porque justificar la violencia empleada por Maduro asegurando que “no hay que ponerse delante de las tanquetas” es  muy lamentable. Recuerda demasiado al repugnante “van como van y por eso pasa lo que pasa”.

Un viejecito que estaría más guapo si se callase