UNA INCÓGNITA DESPEJADA

|

El hallazgo, el pasado mes de marzo, de unos restos óseos en la playa de Covas, se ha resuelto finalmente con la certeza de que corresponden a una joven que falleció hace más de un siglo. No faltarán mentes imaginativas para vestir tan novelesca incógnita, pero lo cierto es que los hechos invitan a ello. Falta por determinar sin embargo el origen y edad de los huesos humanos encontrados un mes antes en el arenal de Santa Comba, en los que trabaja el Instituto de Medicina Legal de Galicia, para saber si son más recientes o, como en este caso, tan antiguos que a la Justicia no le reste más que determinar el correspondiente archivo.

UNA INCÓGNITA DESPEJADA