Una rectificación más que esperada

|

Dicen que rectificar es de sabios. Sin embargo, en el caso del primer ministro británico, Boris Johnson, no es más que la reacción que le queda tras haber metido, como es habitual, la pata hasta el fondo. De dejar que los ciudadanos se autoinmunicen a base de contagiarse, el Reino Unido ha pasado a establecer medidas de aislamiento para sus ciudadanos como la de cerrar los colegios. Se trata de una rectificación en toda regla pero que, a buen seguro, le va a ahorrar a Gran Bretaña un buen número de fallecimientos. Esperemos que estas medidas no lleguen tarde a ese peculiar país.

Una rectificación más que esperada