Nadie asume sus culpas

|

En apenas seis meses se han registrado en Galicia más de 3.600 demandas contra entidades bancarias por las cláusulas suelo. Esta cifra da una idea clara de la magnitud de este fraude cometido por los bancos y que ahora, está colapsando los juzgados. Si a esta cantidad se le suma la de los cientos de personas que todavía no se han decidido a dar el paso de acudir a los tribunales, bien sea por la complicación o por el coste de este proceso, la estafa consentida en su momento por los reguladores alcanza magnitudes de escándalo. Teniendo en cuenta lo que sucedió en su momento con las preferentes y si le sumamos también el cobro indebido de las comisiones, gastos de tramitación y notaría, uno no puede hacer otra cosa que preguntarse cómo es posible que a estas alturas todavía no haya nadie que tenga la vergüenza torera de renunciar e irse a su casa. Ya se sabe, los españoles no sabemos conjugar el verbo dimitir.

Nadie asume sus culpas