La oscuridad mareante

|


LOS peperos empiezan a estar preocupados por la opacidad con la que la Marea, nasía pa’ganá, se maneja en el mundo de la contratación. ¡Qué suspicaces!, si la xente do común prometió transparencia total, que nadie dude de que habrá una aurora boreal perpetua sobre la contratación, ¿o no? Porque la delegación coruñesa del Colegio de Arquitectos, o sea, los compañeros de Xiao Varela, el responsable de la Concejalía de Paseo de Bicicletas –camina por la calle con una como quien lleva al perro a hacer sus necesidades, pero jamás se le ha visto pedaleando–, también ha denunciado la falta de transparencia del concurso de ideas para rehabilitar la plaza y el mercado de Monte Alto. ¡Vaya, otros suspicaces! Pero que nadie dude del exquisito respeto de los mareantes por las costumbres democráticas. Basta con recordar el rotundo mensaje de la psicomotriz Claudia Delso después de que el pleno aprobase la constitución de una comisión sobre los fondos Eidus: “No la crearemos”. Más claro, agua

La oscuridad mareante