¿Qué clase de mundo ofrece el futuro?

|

ay malas noticias con excelentes explicaciones: tenemos que transformar nuestra economía y nuestra sociedad. Presentar un plan a la Unión Europea para que reparta esos miles de millones que anuncia y, ay, ya han dicho nuestros grandes empresarios – me quedé con la declaración de un vecino nuestro que dirige un emporio que piensa en cerrar más de un millar de tiendas en todo el mundo pues anuncia que no se puede revertir lo que funcionaba bien (para ellos, claro) lo que se traduce en un “de la reforma laboral ni hablamos y de la subida de impuestos a las altas empresas ni lo mentes. De momento si quieres cambiar de coche –último modelo, claro– cuentas hasta con cuatro mil euros pero no se habla de bajar el IVA a los medicamentos o reducirlo en los alimentos esenciales. 
Dicen los que saben que el gobierno prepara un borrador para recibir el aplauso de los veintidós multimillonarios y las joyas del Ibex-35 que ya han dicho que quieren una cuota-parte en el botín de los ciento cincuenta mil millones previstos como inversión por el gobierno en los próximos dos años. Ya no se habla de la reforma fiscal que haga que los más ricos paguen porcentajes semejantes a los de la inmensa mayoría de los ciudadanos. ¿O es que los ricos no pueden apretarse el cinturón? ¿Dónde está la solidaridad, la justicia social? ¿Y el verdadero patriotismo?
Ya nadie se acuerda de “recomponer” la debilucha sanidad que tenemos y prepararse por si vuelve el bicho ese coronado; de aportar euros a la investigación, etc. En la actualidad más de un millón de ciudadanos recibirán entre 462 a 1.100 euros gracias al salario mínimo vital pero no se cuentan a los once millones de españoles que trabajan con ingresos por debajo del umbral de la pobreza. 
Para más inri la propia administración que puso en marcha esa ayuda no es capaz de llegar a ese sector poblacional pues es necesario –por motivos evidentes de proximidad– contar con los ayuntamientos pues muchos ya tienen en marcha medidas de apoyo similares. Nos están empujando a una sociedad más egoísta y desigual y no habrá más patria que el dinero. 
Esta pandemia nos deja muchas heridas y nos señaló también a una serie de héroes, de ciudadanos del común, que hicieron más llevadera las tragedias. ¿Y el futuro que nos ofrece? Esperemos que sea mejor.

¿Qué clase de mundo ofrece el futuro?