INUSITADA AFLUENCIA

|

Las calles de Ferrol revivieron ayer durante unas horas para disfrutar de la ilusión que los Reyes Magos provocan en los más pequeños de la casa. Da igual que se produjesen incongruencias en la cabalgata de la ciudad naval, como la de una carroza con el personaje de Maléfica, que nada tiene que ver, como es evidente, con el espíritu que nos embarga. El caso es que los niños puedan mantener abierta su capacidad de asombro y esperar hasta que el sueño los vence para abrir sus regalos. No todos tendrán lo que desean. Por eso cobran también protagonismo acciones como la desarrollada en Narón, que recaudó fondos para el Centro de Recursos Solidarios. En tiempos de dificultades, el altruismo es necesario.

INUSITADA AFLUENCIA