ES UN ESCÁNDALO

|

Ya es factible afirmar que el número de coches de las cuatro administraciones -la central, la autonómica, la provincial y la municipal- sumados a los de las empresas públicas, partidos políticos y sindicatos superan el número, increíble pero cierto, de 50.000 coches oficiales en España. Por supuesto, todo este parque móvil lo pagan los ciudadanos, destrozados ya por unos impuestos que casi alcanzan el grado de confiscatorios.

Pero a los políticos qué más les da: ellos continúan desplazándose en potentes automóviles sufragados con los euros de usted y de usted.

Cuando el inglés David Cameronllegó al poder, fulminantemente suprimió los automóviles individuales oficiales, hasta los destinados a los ministros. Muchos esperábamos del gallego Rajoy una medida similar, pero resultó más cómodo y para él más práctico aumentar el IVA hasta límites estratosféricos. Sería una medida de buen gobierno y de sana austeridad averiguar de cuántos automóviles disponen los políticos españoles, cuántos chóferes, cuántos escoltas, cuántos gastos de gasolina, de reparaciones, de mantenimiento, de seguros de los coches, de amortización y de renovación del parque móvil de la clase gobernante.

Todo ello, religiosamente pagado por el pueblo español. Que nadie olvide que el 9% de lo que gastan partidos políticos y sindicatos proviene de subvenciones directas o indirectas del Estado. Y el Estado somos todos. Hacienda somos todos. Cuando Feijóo llegó al poder en Galicia se encontró que su antecesor tenía tres coches blindados, a 500.000 euros la unidad. Cospedal tuvo que subastar los automóviles acumulados en Castilla-La Macha, porque ya no cabían en los garajes de la Comunidad.

Soledad Becerril acaba de reducir de 6 a 3, el número de coches de Defensor del Pueblo. ¿Y de 3 no sobran 2?

¿Alguien puede decir, aunque sólo sea aproximadamente, cuánto facturan los talleres por la reparación de coches oficiales? ¿Cuánto cuesta al contribuyente el capítulo de sueldos, vacaciones, enfermedades, trienios, moscosos, puentes y jubilaciones de los millares de chóferes de los citados coches?

La Administración Central pagará este año 1,5 millones de euros sólo por la gasolina de los coches de ministros y altos cargos de Rajoy.

Usted vaya pagando el recibo de la luz.

ES UN ESCÁNDALO