VOTAR EN DIFERIDO

|

Les voy a dar una mala noticia: el 20-N no votaron a Pedro, Pablo, Mariano, Albert o Garzón. No. Tampoco votaron a la izquierda, al centro, a la derecha o a los nacionalistas. Se lo explico: los líderes de esos dos partidos que firmaron un pa(c)to a la naranja explicaron en la tele que ya no hay izquierdas ni derechas. Que se acabó con lo de azules y rojos, los bandos, las clases, las ideologías.
Curioso, ¿no? Es lo que decía el “claudillo” y le llamó democracia orgánica para evitar los nefastos partidos y la conspiración judaico-masónica.
Pero hay más: el día 20-N lo que votamos, aunque fuera en diferido, era para llenar el granero de la frau, de la troika, de los neoliberales, del Ibex-35, de la banca, de las multinacionales  y de los “jefes” que nos mandan desde la lista Forbes.
¿No quieren echar unas risas –o unas maldiciones– cuando escuchan hablar a nuestros líderes de la “independencia”, “soberanía”, de España una grande y libre?
Ya nos advirtieron los del pacto: mucho cuidado con las cuentas, con la bajada del IVA, el recorte del IRPF, la subida de impuestos a los ricos, la reforma laboral que cabree a los empresarios que Europa, nos lo tumba. Y esos son los poderes que usted y yo votamos. Ahora no se nos pinta como un toro embravecido sino como una vaca a la chuparon unos cuantos toda la leche… que leches, y la sangre. Es con nuestra sangre con lo que firmaron que el IVA se queda, el copago también, la ley Wert, para después y los sueldos que suban un uno por ciento que ya está bien de vicios entre los trabajadores y ya veremos qué hacemos con los jubilados que lo ensucian todo…
Hay izquierdas (IU, Podemos, Compromís, Esquerra Republicana etc.), pero ya dijo Europa, a través de “su” representante de Guindos “les pedimos mano dura con las autonomías y ajustes laborales”.
Con el pa(c)to pueden contar con el PP, reconocen que están de acuerdo con el 80% del programa de C’s y estos dicen que el PSOE firmó el ochenta por ciento de sus propuestas. ¿Está claro…? Si al final se resuelve el jeroglífico y “habemus presi” nuestro voto, en diferido, hará feliz a la troika, el Ibex, la banca y las multinacionales. Y aquí, en España.

VOTAR EN DIFERIDO