INVISIBILIDAD POLÍTICA

|

El alcalde de Ferrol tiene la virtud de situarse frente a todo lo que perjudica a nuestra ciudad cuando el hecho ya está consumado.
Ocurrió con el asunto del dique flotante o con la reforma de la planta judicial. El último ejemplo lo tenemos en el desvío de gran parte de la carga de trabajo del flotel de Pemex a los astilleros de Cádiz.
Lo curioso del asunto no es que el alcalde de Ferrol se oponga a semejante afrenta, ¡faltaría más! sino que no se haya enterado de que eso se estaba decidiendo en la SEPI y en Navantia, lugares donde al parecer, y a pesar de la afinidad política que iba a traer pingües beneficios a Ferrol, no parece que tengan mucho en cuenta al ciudadano Rey.
O dicho de otro modo, debería de preocuparse el acalde de que en el Ministerio de Industria, la SEPI o Navantia, su opinión no pinte nada, pero nada de nada.
Es lo que hay.

 

INVISIBILIDAD POLÍTICA