Ganan los bancos, el resto pierde

|

A la Unión Europea le sobran bancos. Ellos, que son tan enemigos de los monopolios, sin embargo, en lo que se refiere a las entidades financieras siempre fueron partidarios de que cuanto menos y más grande mejor, por mucho que, al final, el pagano de esta política de fusiones impulsada desde Bruselas sea el consumidor, que tendrá menos para elegir y, por lo tanto, terminará pagando más. Tras el anuncio de la fusión entre Bakia y CaixaBank ahora le toca al BBVA, que ha elegido como compañero de baile para esto de las uniones de hecho al Banco Sabadell. Y, de nuevo, estamos ante cifras de récord, ya que la entidad resultante será la más grande de este país, con activos por valor de casi 600.000 millones. Hasta ahora, ante estas noticias, hay dos perdedores evidentes. De un lado, los trabajadores que se irán a la calle, que serán muchos. Del otro, el Santander, que de primero, se descuelga a tercero.

Ganan los bancos, el resto pierde