Trump se enamoró de un cuadro falso

|

EL saqueo del Ayuntamiento de Marbella fue la trama corrupta más pailana y hortera de la historia. La encabezaban Jesús Gil, un clon de King Kong, y Juan Antonio Roca, que colgó un cuadro de Miró en el cuarto de baño, lo que da idea del caletre del tipo. Trump, que es otro hortera con pasta, no colgó pinturas en el retrete, pero sí en su jet privado. “En la terraza (dos hermanas)” de Renoir lo acompañó  en sus viajes hasta que pasó a engalanar las paredes de su residencia neoyorquina. Pero, ¡oh, sorpresa!, se trata de una falsificación; la obra auténtica está en un museo de Chicago. Ahora sí que puede que vaya al váter, pero para acabar en el desagüe.

Trump se enamoró de un cuadro falso