Las sociedades no levantan cabeza en Ferrol

|


ATRÁS parecen haber quedado los tiempos en que la calificación de Ferrol y su área de influencia como zona deprimida acababa, tarde o temprano, propiciando la aparición de empresas o el inicio de una actividad comercial o de servicios. A tenor de lo que los hechos y la realidad evidencian, la ciudad naval está lejos de la recuperación si tenemos en cuenta que ocupa el último lugar –muy último lugar– en lo que a constitución de sociedades mercantiles se refiere en la esfera gallega. Bien es cierto que el Estado no está para subvencionar iniciativas que no llegan ni a iniciar su actividad, pero el fracaso en los últimos años de las propuestas sujetas a ayudas ha propiciado también el escaso interés empresarial por asentarse en la zona.

Las sociedades no levantan cabeza en Ferrol