Recuperar la sencillez

|

Hoy es el gran día; es un día muy especial, es el Domingo de Resurrección y celebramos que resucitó Jesús dándole, así, sentido a la vida. Es el día del triunfo de la vida;  incluso lo que vive, recobra vida. Es el día en que los creyentes recargamos las pilas  de la esperanza y los pensamientos buscan su primavera; es el momento de reflexionar sobre cómo somos individualmente y como Iglesia. En cuanto a lo primero, solo nuestra conciencia nos dice  y nos guía desde el conocimiento y la intimidad personal. 
En lo que respecta a la Iglesia, pues que quieren que les cuente... como dice la expresión popular: “ni chicha, ni limoná”. Parece que intenta comprender el mundo pero con mensajes contradictorios, como si viviese en la duda, sobre problemas que surgen de las nuevas realidades y a veces, raras, parece que quiere entender que los laicos han de tener la voz y presencia que les corresponde y a la que tienen derecho para, desde dentro y activamente, cumplir su obligación de buscar su propia santidad. 
La Iglesia Europea ha de recuperar el Sermón de la Montaña, las Bienaventuranzas, que lejos de quedar antiguas, cada día cobran mayor vigencia y sentido. En cuanto a la Española en general y a nuestra Diócesis en particular (va a cumplir un año de mandato el Obispo) todo sigue igual; o retrocede. Está cerrada sin querer entender que tiene que resucitar y recuperar su liderazgo moral. Pero hoy es fiesta, y en las fiestas solo ha de haber alegría, y hoy toca disfrutarla y vivirla. 
Quiero aprovechar para felicitar a las Cofradías y a su Junta General por el gran trabajo a lo largo del año. Pero cabe recordar la urgencia de que la conocida como Cofradía de Dolores se asiente al igual que lo han hecho las demás y acabe con esas convulsiones que solo entorpecen su desarrollo. Quizás es que es muy grande, además, y para ello hay soluciones. Desde luego costará ponerla a la altura de las otras.
Pero repito, es fiesta y tiempo habrá, si Dios quiere, para opinar de todo, que es muy sano. Desearos que en la Pascua recuperemos la sencillez que lo sencillo es más fácil. Feliz Pascua.
 

Recuperar la sencillez