Una vida consagrada a resolverlo todo al azar

|

¡QUÉ suerte ser de Lugo! Media España aún está sobrecogida desde que conoció la desgarradora confesión de Aramís Fuster: ”Ni soy bruja ni predigo el futuro” y la otra media desde que Adelina, la meiga gallega que purificaba el espíritu a Pujol, desapareció. Claro, así pasó lo que pasó en Cataluña. Sin embargo, al abrigo de la muralla, nadie se siente atribulado, pues hay una mujer que tanto regenta una sala de justicia como una consulta de vidente. ¿No andan los jueces metidos en líos con el ministro porque no llegan a fin de mes? Pues ella, mucho más lista que todos sus colegas, simplemente lo que hace es ganarse una esmola con las cartas del tarot. Vocación no se le puede negar; pues en cualquiera de sus chollos todo se resuelve por puro azar, non si?

Una vida consagrada a resolverlo todo al azar