El Concello de Oia será el más feliz

|

LOS sociólogos, candorosos amantes de las subvenciones, aseguran que los gallegos no son felices y que en su tristura influye de forma decisiva el clima. No sería raro que la subvención procediese de las arcas del Gobierno de Canarias, porque otro informe señala que los finlandeses son los más felices del mundo... y entre vivir a la orilla de las rías y hacerlo en la frontera con Laponia no hay color . Para ridiculizar aún más a esos supuestos estudiosos del comportamiento humano, la alcaldesa de Oia, la popular Cristina Correa, ha incorporado a su Gobierno una Concejalía de la Felicidad. Esperemos que el edil no sea un sieso.

El Concello de Oia será el más feliz