¡España!

|

Marcelino Menéndez Pelayo publicó en 1882 la “Historia de los heterodoxos españoles”, una obra que sentó las bases para fomentar un patriotismo que estaba en ese momento en horas bajas. Hizo de la reconquista contra el Islam el molde vertebrador, y defendió que sólo se podía ser español respetando las tradiciones, y aceptando la monarquía, el idioma castellano y el catolicismo. 
Las derechas españolas continúan agarradas a lo esencial de este relato, y han decidido cabalgar un tigre pensando que pueden bajarse de él cuando quieran; pero este discurso no sólo divide sino que además es improductivo, porque la Nación se construye trabajando los derechos sociales en el día a día, y no repartiendo carnés de patriotas y de traidores. España no es un mal país para vivir, y sería todavía mejor si nos insultásemos menos, innovásemos más, y repartiésemos mejor lo que tenemos, que no es poco.

¡España!