Humor surrealista

|

Si algunos fueron maestros del humor surrealista, y a veces rozando el absurdo, esos fueron los geniales hermanos Marx. Con ellos el despelote estaba garantizado, y te lo pasabas como dios. Recuerdo aquello de “La parte contratante de la primera parte”… y etc, etc, a la hora de establecer un contrato tipo entre dos partes. Algo así a como plasmar las condiciones de un gobierno de coalición, cooperación, subordinación, subrogación, o cualquier otro on, entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. De algún modo, y de lejos, esas propuestas parecían casi inteligentes, hasta que les dio por desbarrar con cosas como: “Tú me votas, y luego ya verá si te dejo entrar en el gobierno”, que dijo uno, o, “Te voto, entro en el gobierno, y luego ya verá si me marcho y te quedas solito” que dijo el otro. Ahí se cargaron el surrealismo, y entraron de cabeza en el absurdo. Los dos. Me pariría el culo de risa, si esas cosas las dijera Groucho Marx, pero no fue él. Lo dijeron dos elementos que aspiran a gobernar España, y se tachan de ser gente seria. Si no fuera por Dios, y me dejara llevar por mí, correría a gorrazos a esos dos pájaros hasta expulsarlos por la frontera más próxima, con apercibimiento de que, en caso de volver, serían embreados y emplumados. Pero por lo que se ve, en lugar de eso habrá que votar por alguno de ellos. Esto si que es humor surrealista.

Humor surrealista