Los graves efectos del desarraigo

|

Castro y Hillary no son Fidel y la mujer de Clinton, sino dos cocodrilos que viven en el acuario de Skanse, en Estocolmo. Ambos nacieron en Cuba y son miembros de una especie de la que existen muy pocos ejemplares. El comandante se los regaló en 1978 a un cosmonauta ruso que estaba de visita en la isla y que se los llevó a Moscú, cuyo zoo los envió en 1981 al acuario escandinavo, porque sus instalaciones eran mejores. Uno de ellos –no se sabe cuál– ha mordido a un sueco de 78 años que ha tenido que ser hospitalizado. Tanta mudanza no le puede sentar bien a nadie; ni siquiera a un cocodrilo o cocodrila.

Los graves efectos del desarraigo