FIN DE LA PARCELARIA

|

Han sido necesarias más de tres décadas de intensas negociaciones para concluir el proceso de concentración parcelaria de las parroquias de Covas, Esmelle, Marmancón y Mandiá. Se logra tras el acuerdo alcanzado entre el grupo de gobierno que preside José Manuel Rey y los propietarios, que verán así, por fin, cumplido un programa repleto de asperezas, dilaciones y desesperación. Tal estado motivó casos como el de los afectados por las expropiaciones para la construcción de la vía al puerto exterior de Caneliñas, que tras ocho años, continúan a la espera de cobrar las indemnizaciones correspondientes. Finalmente, en cuestión de dos semanas, una vez que se firme el necesario decreto, podrán ver satisfechas sus demandas. La concentración parcelaria ha sido hasta ahora uno de los principales campos de batalla de la gestión municipal, pero todos los gobiernos locales precedentes se han visto incapacitados para hacerla realidad. Los afectados no dudaron días atrás en amenazar con movilizaciones en el caso de que se no alcanzase una decisión definitiva, lo que evidencia hasta qué punto la negociación se hacía urgente. El Concello salda así una deuda con un importante número de propietarios de tierras en varias de las parroquias más extensas del término municipal. Cualquier acuerdo implica un consenso al que, por fin, se ha llegado.

FIN DE LA PARCELARIA