La misión del voluntariado

|

er voluntario en estas épocas de tanta dificultad significa un plus añadido al trabajo que desarrollan a lo largo del año y en épocas no tan complicadas como las de ahora. El voluntario que trabaja en el campo de la ayuda social, como el que se desarrolla a través de Cáritas, es fundamental en estos momentos de alerta colectiva que estamos viviendo los españoles. Los voluntarios desempeñan una labor ingente y de gran importancia para ayudar a esas personas que por regla general son los más vulnerables. Los voluntarios son personas que prestan un servicio fundamental destinado a los más necesitados acompañándolos en los buenos y los malos tiempos.

Se trata de una persona que, de forma libre, opta por dedicar parte de su tiempo, de manera altruista, solidaria y responsable, trabajando en equipo para crear un mundo más justo. Ser voluntario significa que el compromiso es gratuito y desinteresado, y entender la vida de una manera distinta, como una manifestación del amor. El voluntariado es una experiencia humana que se realiza en la justicia y se trasciende en la caridad.

El voluntario siempre está en la primera línea de ayuda y ahora mucho más. El voluntario debe extremar las medidas de precaución, mucho más en estos momentos de contagio masivo, en base a lo que en cada momento determinen las autoridades, sobre todo las sanitarias. El voluntario acompaña, promueve, soporta, potencia, posibilita, dinamiza, detecta, valora a la persona y dice sin palabras que se puede contar con ella. Están siempre en la primera línea de actuación y su trabajo se fundamenta en saber acoger al otro desde la libertad y el respeto.

La misión del voluntariado