NECESARIO E IMPRESCINDIBLE

|

Es el nuevo libro que, amablemente regalado por uno de sus autores, cae en mis manos y que lleva por título “La Mar y España”, axioma que ha determinado y determinará nuestro pasado presente y futuro dentro del contexto marítimo al que estamos abocados al encontrarse nuestra nación en una península. 
Pero por si a alguno le quedara duda acerca del interés del libro, mencionemos también su subtítulo “La condición marítima de España como factor de prosperidad”; “ahí es ná”, como diría el castizo, ¿no les parece suficientemente sugerente?
Presentado por el AJEMA y epilogado por el prestigioso periodista José María Carraascal, esta obra colectiva cuenta con las colaboraciones de marinos de primer nivel como el almirante José María Treviño, el coronel de infantería de marina Gonzalo Parente Rodríguez, y los capitanes de navío José Manuel Gutierrez de la Cámara, Señan, Mariano Juan Ferragut y Marcelino González, ferrolano éste último que además adorna con sus simpáticos dibujos la monografía. 
Los aspectos tratados son de un interés incuestionable, y enfocan desde diferentes perspectivas nuestra dependencia de la mar y la importancia que tiene poseer una Armada fuerte con la que preservar nuestros intereses; a saber: “La condición marítima de España; Historia Naval Española”; “La Armada”; “Otras Marinas”; “La Mar como vehículo de crecimiento económico” “Costa española y naturaleza” “La Mar y las ciencias”: “La Mar en las artes, las letras y el coleccionismo” y; “”Reflexiones sobre estrategia marítima”.
Las 288 páginas con las que cuenta este estudio debieran ser lectura obligada para todo español, pues el ciudadano de a pie entiende que la Mar es sinónimo de playa, aberración que denota una incultura intolerable e inadmisible en pleno siglo XXI, donde gran parte de la prosperidad de la que disfrutamos viene precisamente por vía marítima.
Destacar por último la sensibilidad que tanto la empresa “Técnicas Reunidas”, la Fundación Alvargónzalez y la editorial “NavalMil” han tenido en patrocinar la obra, aunque bien hubiera merecido un esfuerzo mayor pues si bien su formato es el adecuado, adolece de unas calidades interiores manifiestamente mejorables.
 

NECESARIO E IMPRESCINDIBLE