Negro sobre blanco

|

El artículo de opinión es, dentro del género periodístico, uno de los aspectos más difíciles de desarrollar en el ámbito informativo. Es así porque requiere, en primer lugar, una exposición –aquella a la que se refiere el comentario–, un argumento para sostener la propia opinión y, por último, una conclusión que despierte en el lector mínimas cotas de interés que, en definitiva, son las que repercutirán en la aceptación o el rechazo. Hay, no obstante, una cuarta característica que se escapa al contenido; esta es la que viene determinada por la disciplina, que refleja en resumen el grado de compromiso del articulista con un medio en cuestión. No es, en definitiva, cuestión banal esto de poner negro sobre blanco, sobre todo cuando se trata de no coartar la opinión en sí como expresión máxima de la libertad. Quienes aportan a este periódico sus artículos, que lo hacen por cierto con total y absoluto desinterés –ninguno, sin excepción, cobra por ello– lo hacen precisamente por esto último. A todos ellos, gracias.

Negro sobre blanco