Empieza la carrera por las vacunas

|

Ahora que lo apremiante ya no es conseguir que dejen de subir las cifras de contagios y de fallecidos llega el momento de darse codazos para garantizarse esa vacuna que será nuestra salvación futura. Aún no existe, pero no hay país dispuesto a arriesgarse a estar lento de reflejos y todos corren para estar en la lista de pedidos a las farmacéuticas. Estados Unidos, cómo no, apuesta a varios caballos y tiene acuerdos de preferencia de suministro con una empresa británico-sueca y con otra francesa, las dos con las investigaciones más avanzadas. O, al menos, eso se cree. Alemania, Francia, Italia y Holanda se han unido para asegurar sus dosis con la primera de las farmacéuticas y este pacto ha hecho sonar las alarmas en ciertos círculos de nuestro país. Después del desastre de las mascarillas nos cuesta un poco más que antes creer en las habilidades del Gobierno como comprador. 

Empieza la carrera por las vacunas