Asfedro continúa despertando la solidaridad

|

CASI treinta años es el tiempo que la Asociación Ferrolá de Drogodependencias lleva trabajando en la rehabilitación de enfermos. La tercera edición de la carrera solidaria, celebrada ayer en Caranza, volvió a despertar el apoyo de los vecinos a una labor que no careció de altibajos y cuya continuidad depende de los recursos de la administración. Lejos quedan los conflictos vecinales sobre el asentamiento de la comunidad terapéutica en O Confurco, en Doniños, y el tiempo ha demostrado que, lejos de constituir un problema, Asfedro se configura como una de las entidades clave en la recuperación de enfermos toxicómanos. La solidaridad es también también necesaria, como ayer se encargaba de reflejar la secretaria general de la asociación, Sari Alabau.

Asfedro continúa despertando la solidaridad