Un candidato que puede ser instrumental o coaligado

|

EL juez Luis Villares –¡cómo se van a poner en el Beneguai!, ¡otro apellido deturpado que ya empieza a ser conocido en Galicia!– quiere ser el candidato –bueno, no es que lo quiera él, sino que lo han decidido Xulio Ferreiro, el Varoufakis de A Gaiteira, y Martiño “2.0” Noriega– de En Marea, originariamente espacio multicultural hispano-galaico y ahora sabe Dios qué, a la Xunta. Que lo vaya a ser también de Podemos ya es más complicado, al menos en estos momentos. Los alcaldes siameses no se mueven –no vaya a ser que les dé un tirón muscular si cambian de postura– de su exigencia de que o la formación morada se aviene a su capricho de entrar en el partido instrumental o que se busque la vida por su cuenta. Carmen Santos, la vicaria de Pablo Iglesias na terra, sigue las órdenes de su jefe e insiste en que solo acepta ir en coalición... Así que Villares aún no sabe si será el cabeza de lista de un ejército o de un pelotón, porque ¿alguien duda de que ganará las primarias?

Un candidato que puede ser instrumental o coaligado