LOS SÁNCHEZ

|

El pasado fin de semana los socialistas españoles celebraron un congreso en el que eligieron a su nueva ejecutiva nacional, aunque ellos la prefieren llaman federal, por sus problemas con la rama nacionalista catalana. Fueron varios los mensajes que han querido trasladarle a la opinión pública española, entre ellos destacaría dos: su oposición a un  cambio de la Ley Electoral que permita que sea Alcalde el candidato más votado y el anuncio de nuevas medidas contra la corrupción. En relación a la primera de las propuestas, llama mucho la atención que “los Sánchez” no quieran para los ciudadanos la misma norma que les ha servido a ellos para alcanzar el poder en las primarias que convocaron.
Me explico; la suma de votos de Madina y Tapias suman más, que los votos obtenidos por el propio Sánchez en solitario. Sin embargo, en sus normas estatutarias no permiten que los dos candidatos perdedores que juntos obtienen más respaldo que el primer candidato, puedan sumarlas y desplazar al primero. Esta decisión interna, totalmente respetable, la aplican para sí mismos; pero no la admiten en las elecciones municipales porque saben que es la única forma de desplazar al Partido Popular de la mayoría de las Alcaldías del país. Curiosa manera de entender la Democracia, que se resume en la siguiente frase: “lo que es bueno para mí, que no lo sea  para el PP”. En relación con el mensaje de lucha contra la corrupción, no se ha planteado ninguna medida nueva, pues la simple propuesta de que los cargos públicos declaren su patrimonio antes y después de dejar el cargo, estimo que es una decisión que únicamente satisface a los tertulianos de “Sálvame” o “Corazón, Corazón”. Se trata de una norma estéril, sin recorrido práctico alguno, que no sirve para nada. Ningún corrupto va a poner a su nombre o al de su familia más directa, el resultado de su deshonestidad. Incluso dudo de la constitucionalidad de tal medida, pues el derecho a la intimidad de la familia del político, podría resultar vulnerado.
Una vez más, y a esto ya nos tiene acostumbrado históricamente el Partido Socialista, se trata de lanzar una idea superficial, para contentar únicamente a los “superficiales” y para ello, lanzan un guiño al “cotilla que todos llevamos dentro”.

 

LOS SÁNCHEZ