Agilizar la investigación

|

No es ningún secreto que la ciencia en nuestro país sufre mucho. El poder desarrollar proyectos es algo complicado a veces y muchos son los que se quejan de la excesiva carga administrativa que no les permite desarrollar su actividad investigadora. La precariedad laboral tampoco es que ayude, haciendo que muchos cojan la maleta y se vayan al extranjero donde son recibidos con los brazos abiertos. Porque potencial tenemos y mucho, que es lo que hasta ahora ha venido salvando la papeleta.

Pero seguir así no es viable por mucho tiempo. Por eso es de agradecer el paquete de actuaciones que el Ministerio de Ciencia viene de aprobar el pasado viernes. Diez medidas con las que se va a buscar agilizar la investigación, reducir la burocracia administrativa y facilitar las compras y contrataciones. Todo ello cuestiones que hacía tiempo que tanto centros de investigación como universidades venían demandando y que parece que al fin serán solucionadas.

La desprecarización de las plantillas de investigadores era sin duda uno de los principales escollos para el desarrollo de la I+D+i en España. Ahora las medidas aprobadas por el Ministerio de Pedro Duque intentarán facilitar esta labor, no siendo obligatorio que los contratos estén ligados a proyectos de investigación, lo que en la práctica se traducía en despidos cada tres o cuatro años obligatorios, con el riesgo de la pérdida de talento y la falta de competitividad de nuestras instituciones a la hora de ofrecer condiciones estables que pudieran resultar atractivas a los investigadores. En este sentido también cabe destacar la estabilización de 1.454 plazas temporales de centros públicos de investigación que se produjo este pasado mes de enero.

Sin embargo, esto no deja de ser un primer paso en un largo camino. Este decálogo de medidas falta que se concrete y todos están a la espera de poder leer la letra pequeña para ver si al final es cierto que estas condiciones se mejoran. Y quedan asuntos por resolver, como definir de una vez por todas si la ciencia es una actividad económica o no, lo que incide en la obligación o no de tributar el IVA, y en caso de tener que hacerlo cual es el porcentaje que habría que aplicar. Un asunto que levanta más de un dolor de cabeza entre los investigadores que se sienten inseguros ante este tema.

Agilizar la investigación