El okupa de la hormigonera

|

SEIS meses de prisión, menos de la cuarta parte que a Messi, le han caído a un ourensano que alquiló una hormigonera para quince días y se la apropió durante un año. La Guardia Civil la recuperó en la vivienda de un tío del procesado y se la devolvió a su dueño, cuando ya había generado una deuda de 5.400 euros. El condenado, bien condenado está, pero al menos tuvo la decencia de “negociar” el alquiler con el propietario, porque los okupas de pisos ni eso; se instalan y a ver quién los echa.  

 

El okupa de la hormigonera