FERROL SE CUECE EN EL NAVAL

|

Está visto que la situación de los astilleros públicos, por lo que nos atañe los de Ferrol y Fene, es cuestión obligada en la campaña electoral en marcha, sea en un sentido o en otro. Quien piense que todo está encaminado se equivoca en la medida en que desbrozar un sendero no implica salir del bosque. Como tampoco aciertan quienes abordan la cuestión del dique flotante o el lavantamiento del veto comunitario como único argumento de la recuperación del sector. Ni lo uno ni lo otro. Con respecto a lo primero, lo importante no es el parche, sino la salud del neumático. Y, con respecto a lo segundo, ni el dique es la solución a todos los males ni el levantamiento de la prohibición a un mercado civil que se nutre de los astilleros asiáticos garantía suficiente para la recuperación. En cualquier caso, la moneda del naval está ahí, como siempre, para lanzarla al aire.

FERROL SE CUECE EN EL NAVAL