¿Quién mece las corales Fonseca?

|

Segunda jornada en los jesuitas del XXI encuentro de música colectiva Fonseca, presentada por Joaquín María García de Dios. Lleno absoluto. Cooperaciones solidarias y triunfos totales. En vanguardia el coro Saude, dirigido por un firme Juan Brage. Entre aportaciones religiosas, las espirituales profanas de Miguel Matamoros, John Lennon y Paul McCartney… ¿Quién mece la cuna de estos conciertos? ¿Su organización, trabajos materiales, adecuación de medios eléctricos para sonido y música? ¿Su logística? ¿Su tramoya? Sin duda alguna la voluntad femenina, inteligencia racional, entrega y vocación sublime a una tarea. Lo advierte el papa Francisco Bergoglio al destacar tal labor de apostolado –catequesis, Cáritas, ayudas sociales, lecturas públicas durante la Santa Misa, dar la comunión– hasta el punto de plantearse ahora si autorizarlas a impartir como diáconas el bautismo y la celebración del matrimonio.
Después correspondió turno a Ludus Tonalis Coro de Cámara, bajo la batuta dúctil de Rupert Twine, con partituras de Tomás Luis de Victoria, espirituales y páginas folklóricas y populares. En evocación y homenaje a un corista fallecido recientemente interpretaron la canción irlandesa “Down by the sally gardens”. Puso broche final a la velada la fresca y feliz intervención del El Eco con un inspirado Pedro Martínez Tapia. Engarzó temas que hicieron las delicias de los oyentes conmovidos ante “Señor, me cansa la vida”, inspirada en un poema de Antonio Machado: “Se equivocó la paloma”, letra de Rafael Alberti; “Te quiero”, texto de Mario Benedetti, o el famoso “Maite” de Pablo Sorozábal.
Otra vez Dios por los rincones. Escribiendo derecho con renglones torcidos. Metiéndose en nuestro tuétano para que reaccionemos ante tanta frivolidad y relativismo como nos anega. Dándonos la paz –mi paz os dejo, mi paz os doy– porque fuera de ella sólo hay esquizofrénica inquietud, odio y espíritu de venganza. 

¿Quién mece las corales Fonseca?