Nos sobran los motivos

|

Es más que probable que, cuando Joaquín Sabina sacó al mercado en el año 2000 su disco con este título, no estaría pensando en la huelga de las mujeres españolas, llevada a efecto hoy. Sin embargo, y aunque el lema de esta huelga de nuestras mujeres no sea éste, no tengo duda de que le vendría pintiparado. Si hay, no sólo en España, un colectivo social relegado, y menospreciado en cuanto a su capacidad de aportación y entrega a la sociedad, este es el de las mujeres. Tienen toda la razón y motivos para estar hasta el moño de tanta discriminación, de cualquier tipo que pensemos, frente al género masculino. Si me pongo a enumerarlos no diría otra cosa. Se representa a la Justicia como una mujer con los ojos vendados, pero hoy las mujeres le han quitado la venda en público, para pedir eso: justicia. El asunto no trata de otra cosa; la ley es igual para todos, pero no lo es para todas.  Caso de no ser oídas, sugiero que se cambie el símbolo de la Justicia, por un tipo con braguero.
 

Nos sobran los motivos